Panorama desde el Puente


Director:



Panorama desde el puente, de Arthur Miller, es una pieza sobre un estibador del barrio costero de Red Hook en Nueva York. Los acontecimientos se impulsan -en ese enclave comercial en Brooklyn en los años cincuenta- con la misma fragilidad e inconsciencia como en nuestras marginales latitudes, en estos confines del mundo.

Vivimos en la contradicción de creernos sociedades ‘más civilizadas’, al mismo tiempo que habitamos un sistema de esclavitud solapada. Ese sistema que crea condiciones infrahumanas que impiden a la ciudadanía migrar y desarrollar una vida comunitaria estable y enriquecedora; ese, que tiende a uniformar a las poblaciones, que levanta muros, anula las diversidades culturales y que propicia las miradas sociales hacia la esfera de la mera satisfacción personal. 

Ahí están, Edi Carbone, su familia y sus vecinos del barrio y el muelle. Ahí, impulsados por la falta de gratificación, por sentirse sin vida o por estar atravesados por la ley comunitaria, la ley estatal y los deseos personales. Ahí están como nosotros, como seres fracturados que terminamos a la sombra de nuestras propias invenciones.

Panorama desde el puente nos lleva a consideraciones relevantes como la xenofobia, la coerción y el autoritarismo. Estos dilemas contemporáneos se exponen desde una mirada de juzgamiento, creando un espacio para propiciar diversas perspectivas, para vernos sumergidos en la pasión y como testigos de la violencia en la que sentimos a los penitentes que no logran detener “su inexorable cauce sangriento”.

¿Qué cambiamos, las leyes comunitarias, las leyes estatales, las regulaciones mundiales, la ética personal…? Se abre un panorama de una pasión, de familias migrantes y su barrio de indocumentados con quienes giraremos alrededor de sus repercusiones sociales/legales en el tiempo y hasta nuestros días.