Falleció Lupe Pérez

Guadalupe Pérez Rey nació en España en 1922. Aprendió a leer a los 4 años; entró al colegio a los 9. Padeció la Guerra Civil y corrió la suerte de los refugiados. A Costa Rica llegó en 1946. Aquí estudió tres carreras y aquí se convirtió en la primera ingeniera civil de la historia.

 

Pérez fue reconocida en el medio teatral por su invaluable aporte desde las letras. Se destacó como dramaturga y entre sus obras se destacan: “Como mi mujer ninguna”, “Astucia femenina”, “No me mates con cuchillo”, “Fermín” (II Premio I Festival Municipal 1975, Teatro al Aire Libre), “El audífono”, “Celos”, “Estrategia maternal”, “Veinte manzanas” (adaptación humorística de Chejov), “Los maridos de Lucrecia”, “Operación Lucrecia”, “Brindis de la muerte”, “El barón Mandrini” (Ganadora del Primer Lugar Festival Estudiantil de Bellas Artes 1971), “El corazón delatador”, “Tormenta”, entre otras.

 

Su afán académico la llevaron a las aulas universitarias y fue parte de la segunda generación de graduadas de las Escuela de Artes Dramáticas, con la obra “Ellas en la maquila”, en coautoría con Leda Cavallini. En 1990, obtiene una maestría en literatura latinoamericana con la obra “El varón de los Queché”. En total, Lupe Pérez Rey ha escrito 23 obras dramáticas y 6 más junto a Leda Cavallini. Se retiró de la actuación en 1976 con la obra “Equus”.

 

El Teatro Universitario le rindió un merecido homenaje en el año 2012 con la puesta en escena de la obra "El man de los Queché" bajo la dirección de Kyle Boza. Esta es una adaptación del texto escrito por Pérez, titulado “El varón de los Queché”, que fue creada a partir de la historia precolombina maya conocida como el “Rabinal Achí”.

 

En esa oportunidad Boza adaptó lo escrito por Pérez Rey y “relacionó las tribus prehispánicas de Centro América y las pandillas de maras de la misma región. Dos universos separados por el tiempo, que comparten las mismas características de fondo, distantes e incompatibles al principio, pero ante el análisis de sus necesidades las semejanzas saltan a la luz”, explicó.